AMPEL | Asociación de Mujeres Profesionales en Lisboa

Sostenibilidad vía Igualdad


Por Carla Domínguez, dirección de comunicación e imagen corporativa del Banco Santander y asociada AMPEL



En una época en la que la sociedad está cada vez mejor informada y es más exigente a la hora de consumir, la palabra sostenibilidad está más presente que nunca en el vocabulario empresarial. Los tres pilares que constituyen el desarrollo sostenible (social, económico y ambiental) han pasado de ser algo accesorio a ser prácticas fundamentales para la propia competitividad de las empresas. No hay duda de que esta preocupación no sólo es legítima sino que es fundamental para conseguir un modelo económico más justo, más efectivo y que de alguna forma sustituya al modelo actual que con la crisis económica de los últimos años ha demostrado ser extremadamente frágil.

Es importante, no obstante, que las empresas interpreten la palabra sostenilidad en su más amplio sentido, aplicándola en todas las facetas de su actividad económica, en vez de limitarse a desarrollar medidas “estéticas” destinadas al consumidor, con gran visibilidad exterior pero con poco impacto en la propia estructura empresarial. Es por ello que la sostenibilidad tiene que estar intrínsecamente unida a la igualdad. El hecho de que el concepto de igualdad laboral haya cedido protagonismo al de desarrollo sostenible no se explica únicamente con el éxito que las medidas destinadas a corregir estas desiguales laborales entre hombres y mujeres han podido tener en las últimas décadas. De hecho, los artículos de El País y del digital diarioresponsable.com, que aquí reproducimos, ofrecen datos reveladores sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres y las desigualdades en el ámbito de la formación, tema este debatido en el desayuno AMPEL de septiembre, en el que contamos con la presencia de Inês Holtreman, representante del Instituto de Empresa en Portugal. Según un estudio reciente de la Cámara de Comercio de Barcelona citado en el artículo “El difícil acceso de las mujeres”, menos del 30% de los estudiantes de MBA en España son mujeres, habiéndose incluso reducido este porcentaje desde el inicio de la crisis económica, según nos comentó Inês Holtreman en su intervención.

A pesar de esta realidad, no es común encontrar en las memorias de RSC (Responsabilidad Social Corporativa) de las empresas datos sobre los esfuerzos destinados a acabar definitivamente con esas desigualdades. Es cierto que estamos ante un mal cuya raíz sobrepasa a las empresas y que tiene origen en la propia estructura de la sociedad, en la que la mujer continua siendo el pilar familiar. No obstante, si las empresas no se comprometen abiertamente en buscar una solución a esta problemática, si no hacen de ello el eje de su política de RSC – incorporando en sus prioridades de RSC medidas de Recursos Humanos que permitan equilibrar la vida profesional con la vida personal – continuaremos teniendo superficialmente sostenibles, y profundamente injustas.

Patrocinadores

BBVA patrocina este site REPSOL patrocina este site

Ampel apoya...

Redes sociales

facebook ampelinstagram ampellinkedin ampel

Desenvolvimento web Posiciona WebLab